Yummy CodiCon: un hackatón que llegó por delivery

Yummy reunió a varios entusiastas de la tecnología en el país en su primer hackatón abierto al público. Esto fue lo que vimos.

Yummy CodiCon: un hackatón que llegó por delivery
Foto por Isaac Fernández / Asilo Digital

La empresa de servicios de delivery y movilidad Yummy realizó entre el 26 y 27 de agosto su primer hackatón (hackathon), CodiCon, donde varios entusiastas de la tecnología en Venezuela pudieron participar para poner a prueba sus habilidades de programación durante 24 horas. Conoce más detalles.

La competencia

El hackatón tuvo 45 participantes que se dividieron en 9 equipos de 5 miembros cada uno, pero todos compartían el mismo reto: desarrollar en 24 horas una solución tecnológica para una necesidad de mercado o una mejora en una aplicación o servicio digital, desde el sábado al mediodía hasta el mediodía del domingo.

🏆
El premio: $2000 dólares y 400 en créditos a repartir en sus apps de delivery y rides

Luego de una charla de presentación con las condiciones del evento e información sobre el proceso, los equipos estuvieron en salas de trabajo por separado para desarrollar sus ideas y demos que debían presentar ante un jurado conformado por directivos de la compañía, entre ellos Ignacio Carrillo-Batalla, su director de tecnología o CTO (Chief Technology Officer).

La evaluación constaba de un pitch y presentación en vivo del demo en 5 minutos, y después de la exposición, un espacio de preguntas por parte de los jueces.

El equipo ganador

El equipo #3, conformado por participantes de Caracas, Portuguesa y Guatire, presentó “Media Galleta”. Definido como un soporte para el soporte, nace de una referencia a uno de los varios eventos canónicos que ha vivido Yummy en redes sociales con la atención al cliente.

No podemos dar muchos detalles debido a que esto se limita a los asistentes al evento, pero la propuesta incluía la ayuda de la IA para generar sugerencias de respuesta para el equipo de atención al cliente. Así, este soporte permitiría mayor precisión en las conversaciones diarias y reducir el tiempo de capacitación de quienes asumen el rol.

Grupo de personas posando para una foto y llevando diplomas.
Equipo ganador con sus respectivos diplomas.

Ehiber, miembro del equipo ganador, resaltó que, desde su visión, fueron el grupo que más cuidó los detalles en cuanto a los criterios.

Hicimos una presentación concisa (y con un poco de humor 😂). Nuestra problemática partía desde una experiencia que era muy fácil identificarse. Es una propuesta aplicable en el corto plazo y sobre todo escalable.

Ehiber continuó, comentando que su demo "fue muy precisa, y aunque no pudimos mostrar mucho por el tiempo, logramos unas buenas respuestas de nuestro ‘entrenamiento’ a la inteligencia artificial. Pienso que, junto a la ronda de respuestas, quedó claro cómo nuestra solución resolvía el problema y además qué beneficios traía a todos los involucrados".

Su experiencia

El equipo conformado por Carl, Michael, Isaac, Ehiber, Chris, compartió con el equipo de Asilo Digital parte de su experiencia. 

No todos los días tienes la oportunidad de conocer por dentro empresas del tamaño de Yummy. Ehiber destaca que “conocer un poco de Yummy como tal fue muy motivador en cuanto a que sí me sentí en un espacio tecnológico de envergadura, y que eso esté sucediendo en Venezuela fue una sorpresa”.

Si algo destacan ellos, son las charlas y mentorías por parte de los directivos de la empresa. En sus palabras:

Todo fue diseñado para inspirar y educar (Michael).
Siento que esas palabras pueden encender el fuego en muchas personas y animarlas a construir algo (Isaac).

Por otro lado, uno de los momentos favoritos de Chris, también miembro del equipo ganador, fue la visita del CEO de Cashea, Pedro Vallenilla, quien en una breve charla habló a todos los presentes sobre la importancia de equivocarse lo más pronto posible y de lanzar la pelota al aro las veces que puedas.

Expectativas de un próximo CodiCon 

Para la mayoría de ellos, este fue su primer hackatón. Para Michael, esta experiencia no solo abre puertas para más eventos tecnológicos en Venezuela, sino que también es un paso hacia la formación de una comunidad de programadores más robusta en el país.

Equipo de personas trabajando en una oficina.
El equipo de ganadores trabajando en su oficina.

Por su parte, Isaac considera que, si se dan mejores condiciones, podría pensar en participar de nuevo, ya que para él son muchas las horas de viaje, pues viene del interior del país.

Oportunidades de mejora

Por supuesto, no todo brilló en este hackatón. Isaac expresa que “se pudo haber mejorado en el uso de los espacios. Creo que el no haber podido convivir con los demás equipos fue una oportunidad perdida, se pudieron haber hecho más amistades e incluso compartir ideas".

Él también nos dijo que hubiera sido interesante escuchar las opiniones finales del jurado sobre los proyectos, qué los llevó a tomar sus decisiones , y qué se pudo haber mejorado en los proyectos que tuvieron mención honorífica y el ganador.

Por otra parte, Nathaly Toledo, alumna del GitHub Campus Expert, MLH fellow y organizadora de hackatones en Caracas, describió a detalle su experiencia en el Yummy CodiCon en su blog personal, describiéndola como una sensación agridulce por factores como la falta de snacks gratuitos, cobertura de transporte, entre otros.

Un mano a mano con Ignacio

Durante el evento pudimos conversar un rato con Ignacio Carrillo-Batalla, el director de tecnología de Yummy y una de las mentes maestras detrás de la CodiCon.

Cuando le preguntamos por qué hacer un hackatón, él nos confesó que la idea surgió después de hacer un evento similar en el propio equipo de tecnología de Yummy y donde solo participaron 20 personas. Para Ignacio, la experiencia fue tan buena que no podía quedar solamente como algo interno.

Ya ahí empezó a surgir la idea de que queríamos ampliarlo y hacer un hackathon hacia la parte externa, para que las personas tuvieran una oportunidad de conocer la oficina y conocernos a nosotros. Esto creo que es una parte muy importante de esto, que es el aspecto de crear comunidad tech.
Participantes y organizadores del hackatón.

Ignació continuó sobre esta idea de comunidad tech, comentando que esperaba que los participantes hiciera muchas amistades, "que eventualmente quizás se conviertan en startups; que quizás se conviertan en empresas y que puedan ser en un futuro grandes corporaciones venezolanas creando tecnología para Venezuela o también para exportar desde aquí".

Creo que una oportunidad así quizás todavía no se ha explotado del todo, de crear tecnología desde Venezuela, pero para el exterior.

Expectativas sobre el evento

Con un evento de este nivel, tanto Ignacio como Yummy tenían expectativas sobre sus efectos dentro y fuera de la empresa en el corto, mediano y largo plazo.

Ignacio sentía que una de las cosas que el hackatón le dio a los participantes es "una plataforma de networking para que se conozcan y desarrollen oportunidades", pero también afirmó que para la prensa sería una oportunidad "para que vean cómo funciona internamente un gigante de Venezuela como es Yummy".

Volviendo a los participiantes, una de las expectativas más importantes de Ignacio como CTO fue que este hackatón sirviera como un espacio de innovación y semillero de futuros proyectos.

Grupo de personas conversando.
Grupo de participantes conversando.
Ahorita no tengo el equivalente en español de esta palabra, pero los constraints (restricciones) que les estamos dando, que son 24 horas en un espacio sin poder comunicarse, se prestan a que, en esa situación, puedan surgir ideas que quizás los lleven a crear esa startup que quizás tenían como sueño, pero no se habían visto una situación donde estaban realmente trabajando por ello.

Él también nos habló un poco de su experiencia al conversar con algunos de los participantes. "La mayoría de ellos rondarán los 20 años. Algunos ya tienen trabajos y experiencia laboral, pero no más de 2 o 3 años. Realmente me imagino que hay algunos que no han tenido experiencia en lo absoluto, y ojalá esto les sirva a ellos para poder conseguir ese primer trabajo".

Por supuesto, el hackatón también fue una gran oportunidad para Yummy de varias formas. "Obviamente nos ayuda a conocer personas nuevas de la comunidad, y puede convertirse incluso en una eventual relación de trabajo".

“También esperamos escuchar sus ideas y opiniones. Yo creo que para nosotros es obvio cómo funciona esta compañía o cómo funciona una compañía de tecnología, pero para quien no ha formado parte de una, esa información es muy valiosa, y yo quiero estar aquí durante el fin de semana para que justamente me hagan preguntas, al igual que a mi equipo”.

Visión del equipo: el producto

Una de nuestras apreciaciones sobre este evento fue que, a diferencia de otros hackatones, este ponía el foco sobre el producto y en demostrar cómo funciona más que en la narrativa o en cómo soluciona el problema en cuestión. Con Ignacio quisimos confirmar si esta visión era real.

“Así es. Al final del día tenemos que evaluar a 9 equipos. Es un periodo muy corto de tiempo en el cual no vamos a ver código ni nada más excepto una demo funcional. Entonces obviamente es importante que haya un enfoque. Al final el jurado pueda sacar algo de la presentación, pues vemos una idea super grandiosa, pero no cómo se aplica. Estás compartiendo la idea, pero no la demuestras”.

Personas deliberando como jueces.
Ignacio (primero a la izquierda) durante la presentación de uno de los equipos.
Sabemos que se pierde mucho en los slides, por lo que no queremos una presentación como tal. Sí, tienen una lámina específica para mostrar los puntos de información, pero lo que queremos realmente es una demo funcional.

El código

Una de los temas clave de este evento fue los derechos de propiedad del código de los participantes. Aquí, Ignacio fue muy claro.

Nosotros no les vamos a pedir a ellos sus repositorios de código. El código que creen es suyo. Evidentemente, aquí el que comparte su idea lo hace en una sala de 45 personas, y sabe que él pudiera ser utilizado por alguien más, pero ese no es para nada nuestro objetivo”.

“Al final, es más para ellos que vaya a funcionar y Yummy no está planeando hacer uso de eso”.

Yummy en el ecosistema de empresas venezolanas

Fue Vicente Zavarce quien dio inicio a la historia de Yummy en 2020. Habiendo nacido en Venezuela, la aplicación ha tenido un crecimiento tal que le ha permitido llevar sus operaciones a otros países de América Latina como Bolivia, Panamá y Perú.

Bolsas de papel con la identidad de marca de Yummy.
Bolsas de papel con la identidad de marca de Yummy.

Al menos en el caso venezolano, Yummy no es conocida solo por su delivery, sino que también tiene muchos usuarios que la usan por su servicio de movilidad, Yummy Rides. Siendo así, le preguntamos a Ignacio si desde Yummy reconocen el importante papel que tienen para la naciente industria tecnológica venezolana.

“Sí, evidentemente lo sabemos. Entendemos que tenemos una posición muy importante y eso también viene con mucha responsabilidad. A veces se nos olvida eso, de que muchos nos ven a nosotros como referencia y que hay que hacerlo bien para dar el ejemplo a los demás. Más bien, yo creo que a veces nos quedamos muy metidos en que somos los mejores cuando en realidad hay muchas otras empresas más importantes en Venezuela fuera del ámbito tecnológico”.

Ignacio nos confesó que, desde su perpsectiva, la visión de Yummy es convertirse en el futuro en una de las empresas más importantes en Venezuela, dentro y fuera del ámbito tecnológico.

Creo que todavía nos falta un poquito. A veces pensamos que ya estamos ahí, pero realmente cuando te comparas con un Digitel, un Polar, realmente seguimos siendo pequeños, y tiene sentido porque apenas tenemos tres años de existencia. Más bien bastante lejos que hemos llegado en ese periodo de tiempo. 

“Volviendo a tu pregunta, esa sería nuestra visión, ser una de las más grandes empresas a nivel nacional y que eso también posicione a Venezuela como un creador de tecnología. Si una compañía tecnológica en Venezuela termina siendo de las compañías más grandes, significaría que hay un país donde se crea y ojalá también exporte tecnología, como el caso de Israel, India, China, y obviamente Estados Unidos. que es el más grande exportador mundial de tecnología”.

¿Otro CodiCon?

Lo último que Ignacio compartió con nosotros fue la disposición de Yummy de seguir haciendo eventos de este tipo y escalarlos.

Sin duda, esto es algo que vamos a hacer por lo menos una vez al año y ojalá que pueda hacerse más grande. Tal vez hagamos uno remoto también para quienes no pueden estar aquí con nosotros en Venezuela o en Caracas al menos. Eso sería súper interesante, quizás un hackathon remoto de 300 personas que pueda durar hasta varios días”.

“Obviamente, al dar más días, entonces las personas pueden hacer algo mucho más desarrollado. Hay más potencial que se convierta en una compañía. Eso me parece excelente y yo creo que vamos a seguir promoviendo eso, pero por lo menos una vez al año haremos algo similar a lo que estamos haciendo ahorita.”

Nuestra apreciación

Para ser el primer evento de este estilo para Yummy, consideramos que fue un éxito con un aspecto diferencial importante: ofrecer un acercamiento a lo que ocurre dentro de sus oficinas. Ver desde adentro las operaciones de la empresa fue un buen toque para el evento, así como hacer que los miembros de su equipo de tecnología fuesen los mentores de cada equipo.

Aun así, hay cosas que se pueden mejorar, siendo una de ellas la posibilidad de sumar un breve feedback o retroalimentación a la propuesta ganadora, y generar espacios para que los competidores compartan entre ellos y el networking sea más efectivo.

Foto grupal con participantes y organizadores de un evento en una sala de conferencias.
Foto grupal con participantes y organizadores del evento.

También echamos de menos la opción de comida y snacks gratuitos, habilitar las oficinas para que los participantes pudieran pasar la noche codeando, y ofrecerles a ellos transporte gratuito para garantizar su seguridad y la de sus equipos.

La experiencia de los participiantes

Los comentarios de quienes participaron en el Codicon no se hicieron esperar en redes sociales. Para los que tuvieron su primera experiencia de hackatón, resultó algo emocionante que volverían a hacer, y se sintieron agradecidos en todo momento por conocer al equipo tecnológico de Yummy. Por otro lado, no dejaron pasar la oportunidad de manifestar los puntos de mejora que les gustaría ver en próximas ediciones. Como talentos, estas opiniones son valiosas y deben ser escuchadas por los futuros organizadores para disfrutar cada vez de más y mejores eventos en nuestro territorio.


Más allá de los elementos tradicionales de un hackatón que pueden mejorar en futuras ediciones como el horario, comidas, comodidades para pasar la noche, etc., creemos que Yummy tomó la iniciativa de ampliar espacios para la comunidad tech en Venezuela y lo aplaudimos con creces. Cada nuevo espacio que impuse la tecnología es digno de celebrar porque da pie a infinitas posibilidades de crecimiento y desarrollo.

🙌
Muchas gracias al equipo de Yummy por la oportunidad de cubrir este evento y a los participantes por esforzarse y construir día a día la comunidad tecnológica en Venezuela, una línea de código a la vez.